Feria de San Telmo

San Telmo, el mercado irrespetuoso del (mi) pasado

Al instante de pisar la feria de San Telmo, la sensación fue de incomodidad, pero luego de transitarla un rato, fue mutando hacia una leve indignación. Esto me llevó a fotografiar su trajín, gente y objetos de una forma documental, con la idea de publicar la serie de imágenes de una forma periodística, pero que trasuntara mi enojo.
El revoltijo, la indiferencia de turistas y vendedores, la mezquindad del regateo, me produjeron la impresión de una extrema subestimación hacia objetos que, más allá de su valor material, en algún momento fueron importantes (por vanidad, afecto o quien sabe porque) para algunas personas.
Después de concurrir varias veces, caí en la cuenta de que la bronca provenía de que los objetos expuestos y regateados, eran iguales, semejantes o equivalentes a muchos que fueron o siguen siendo importantes para mí.
Así, recorrí mi propia casa-vida buscando esas cosas, para fotografiarlas de manera que poner sus imágenes en diálogo con las obtenidas en la feria, me permitiera resignificarlas (¿revalorarlas?) y sumergirme en la nostalgia de los recuerdos que esos objetos disparan.

Santiago Andrés Echaniz

Caminos de Fe (1995 – 2013)

Distancias inmensas y áridas en las que se encuentran esporádicas y sorprendentes manifestaciones de una pasión espontánea.
Fe y fidelidad puestas en milagrosos santos, muchos de ellos, no canonizados.
Construidas, mejoradas y acrecentadas por manos invisibles, están casi siempre solitarias.
Sin embargo, la mayoría muestra el cotidiano arreglo y cuidado por las mismas (u otras) manos inmateriales que detuvieron su marcha un momento, hicieron un pedido o agradecieron una gracia.
Altares aislados y singulares de un culto extraoficial y popular, pero de una innegable autenticidad.

                                                                                            Santiago Echaniz

Rumbos (2007 – )

Por su (casi) unidimensionalidad, los caminos han sido usados frecuentemente como metáfora de destinos a cumplir, alejamientos, ausencias u olvidos.

Pero a veces los caminos, con su bidireccionalidad, pueden simbolizar decisiones a  tomar, rumbos a seguir y el coraje necesario para hacerlo.

En este ensayo, mediante el giro de 180º de la cámara sobre un eje fijo, de manera de fotografiar las direcciones opuestas del mismo camino, se intentó representar esa idea-sensación.

Santiago Andrés Echaniz
Julio de 2008 – octubre de 2015